abril 02, 2009

El ser humano que creyó en la Democracia


Raúl Alfonsín, el "animal político", fue enterrado con el homenaje de miles de argentinos que activaron su memoria colectiva rescatando los valores fundamentales de ese ser humano que encarnó el sentido de justicia, honestidad y su profunda convicción democrática. La historia lo juzgó y perdonó los desaciertos que su gestión pudo haber acarreado. La historia lo juzgó y lo puso en el sitial de la inmortalidad, por haber sido un ser humano que prometió que la democracia debía pervivir, ... hasta su muerte ... él cumplió.

1 comentario:

santiago dijo...

La historia le hará justicia en las charlas de café.