mayo 21, 2008

El estado de la cuestión

El Referéndum parece ser la última instancia previa al enfrentamiento violento, repiten los actores políticos del momento. Y no deja de ser verdad, pues la diferencia entre bolivianos parece sumar y seguir a cada momento. A la diferencia ideológica, se ha agregado la diferencia regional y étnica, poniendo en riesgo la nunca entendida “unidad” nacional. El “soberano” se expresará nuevamente para premiar o sentenciar al cambio de las primeras autoridades del Estado Boliviano. Será el cuarto (¿o séptimo?) referéndum en menos de cuatro años y volveremos a la dinámica electoral polarizada, anticipando extrema pasión de los activistas. Revisando algunas imágenes de lo que pasó y de lo que puede anticiparse en el Revocatorio de agosto, el panorama no parece cambiar significativamente.

Pese a su desprestigio internacional, el Referéndum cruceño del 4 de mayo, mostró una comprometida orientación democrática de los cruceños con su región y futuro. Si alguna imagen se puede destacar de la jornada de la consulta Santa Cruz, fue la profunda vocación democrática del pueblo. Fue conmovedor ver a los ciudadanos cuidar su proceso de manera militante y defender su ánfora, cual tesoro que les garantizaba la posibilidad de un futuro “para mejor”. Sin policía, ni protección institucional del Estado, además con aparatos de choque financiados desde los circuitos oficiales, el evento se llevó adelante y ningún argumento retórico puede negar su legitimidad. Las conclusiones legales son inciertas seguramente, pero esa fue la apuesta de un pueblo que busca encontrase con su destino. Es muy difícil establecer que los cruceños en su totalidad hayan comprendido los alcances del instrumento legal denominado Estatuto Autonómico, pero lo que no puede negarse, es que bajo esa consigna simbólica y discursiva, pretenden trazar los mapas de su nueva realidad.

Habrá oportunidad para comentar los contenidos del instrumento autonómico, que puede incluir aspectos contradictorios a la premisa de cambio dispuesta en el país a través del texto constitucional aprobado por el MAS y la propia racionalidad de los presupuestos legales. Pero al margen de cualquier adhesión a posturas ideológicas vigentes, la entelequia autonomía es un icono simbólico que ha podido generar un acuerdo regional y cultural de identidad que ha trascendido las simples acciones de marketing electoral de un proceso electoral cualquiera. La autonomía es ahora un valor intrínseco al ser cruceño (además de los otros departamentos orientales y Tarija), pero lo interesante es que se ha sabido acompañar de dos valores adicionales: la inclusión y la democracia. Pues lejos de responder a la provocación lograron promover la disciplina democrática.

La palabra autonomía comienza a dejar de ser temida en otros contextos geográficos
Santa Cruz intuye que este es un camino sin retorno en el que su situación de periferia política será transformada para ponerse a tono con su status de centro económico. Se ha precipitado la generación de una identidad muy fuerte en base a sus códigos culturales antiguos y nuevos, pero es innegable un rumbo trazado de parte del liderazgo regional oriental y tarijeño. Beni y Pando son los siguientes departamentos que asumirán la consigna con similares características y lejos de acomplejarse con la reacción discursiva oficial, la movilización ciudadana en dichas regiones parece gozar de la misma vitalidad que la cruceña.

La incógnita es saber si ese “andar juntos” de los cruceños (y los otros) continuará por algún pedazo histórico adicional, solo el tiempo lo dirá. Sin embargo, se han establecido los cimientos de una lógica de entendimiento de su cotidianidad en función a su medio ambiente y su realidad concreta. Ya podrán establecer su sistema de filiación partidaria, cada uno con su propia interpretación de la autonomía, con su propia visión de gestión y con su propia filiación ideológica. Seguramente veremos la transición (natural) de los liderazgos regionales a formas políticas más identificables. En el otro polo de la confrontación, tampoco se puede negar la cohesión de los aparatos orgánicos de defensa del proceso de transformación encabezado por Evo Morales y que seguramente cobrarán renovada vitalidad en miras al hecho electoral de agosto próximo.

Mientras tanto las agonizantes formas partidarias buscan encontrar el conjuro simbólico a su desplazamiento del escenario nacional, encontrando eco en las propias acciones del debilitado esquema oficial. La aprobación del Referéndum Revocatorio, parece estar orientada a esa lógica. El Presidente desplegará toda la artillería de gestión que fue más política, discursiva y simbólica que de transformación estructural. Apelará al posible voto de los bolivianos en el exterior que abrirá un nuevo debate sobre nacionalidad y ciudadanía. Los Prefectos entrarán en una cuenta regresiva para confrontar su gestión con las evaluaciones ciudadanas, que de igual forma tuvieron su cimiento en el discurso y la acción política. Por tanto la representación institucional en el parlamento volverá a reposicionarse como centro del debate político. Los procesos autonómicos encontrarán el freno al impulso inercial otorgado por los referendos regionales y la concentración de la atención pública vuelven al contexto nacional. Los Referendos continuarán evitando (o fomentando) la confrontación entre con-nacionales, mientras tanto la crónica incertidumbre seguirá agobiando a los ciudadanos de a pie, que asumen estoicamente su cotidianidad con momentos de estabilidad cada vez más breves. Hasta dónde y hasta cuándo lo soportarán, sólo la historia lo revelará.

Santa Cruz, mayo de 2008

3 comentarios:

Julio Aliaga Lairana dijo...

Oiga Usted, buen amigo, coloque nomas todo el texto en su blog, porque la verdad es que si uno viene al blog será porque tiene ganas de leerlo a Usted y no al periódico, tan bueno que está en la red de los hispanos desde Madrid. ¿Has visto el agregador de blogs del Colectivo Si_Bolivia? Pues estás en ese y en otros, entonces alguien entra al agregado, ve tu blog, pincha y luego tiene que pasar a otra dirección, no está bien, es demasiado...

LIBRE PENSADOR dijo...

Por supuesto Julio, tienes toda la razón. Con tu observación hago la corrección inmediata.
Un abrazo,

E

escéptico dijo...

Coincido con Aliaga. Vuelvo contigo luego de leer el artículo completo.