abril 08, 2007

Lunes, otra vez


Como todos los domingos en la noche, el síndrome del lunes vuelve a agobiarme. El ritual se repite inexorablemente. Cuanto no quisiera detener el tiempo ante mis temores, cuanto no quisiera apurarlo para cumplir las metas propuestas y postergadas. Hay lunes buenos y otros malos, lunes que alegran y otros que duelen, lunes de fiesta y otros de luto. El lunes pasa como cualquier día, pero es el hecho de pensarlo desde el día antes que hace que el vértigo y la nausea se hagan rutina. La sensación pasa y hace que me adormezca…. solo basta esperar que llegue. ¡Lunes, otra vez!

1 comentario:

German Gallardo dijo...

En éste he encontrado un espacio motivante y fresco, que refleja la necesidad de pensarse en esa integralidad que a veces se pierde en éste rincón del mundo, aquejado por la "extremitis" del individuo que nubla la visión del horizonte. Eduardo, mis parabienes por la feliz iniciativa.