octubre 18, 2007

17 de octubre

Otro 17 de octubre lleno de furia en El Alto. Esta fecha parece estar marcada por el destino para esa ciudad de gente buena y valiente. Este año, la furia se desencadenó por un problema social, que no es propio de esa ciudad, pero que evidencia los síntomas de situaciones estructurales mucho más profundas de una urbe que crece de manera deformada en términos urbanos y en términos sociales. El fenómeno de la urbanización en El Alto es harto hostil y perverso. La ausencia de institucionalidad y autoridad, decanta en una fuerte organización de base, pero susceptible a la movilización legítima como a la que nos lo es tanto.

El ataque a los bares y prostíbulos, nos muestra la frustración provocada por múltiples factores, que se fragmenta y se manifiesta en este tipo de hechos. La identidad alteña se viene construyendo de manera espontánea y también de forma inducida. "El Alto de pie nunca de rodillas" es un grito que nace luego de años de postergación y exclusión, pero que no deja de insinuar un resentimiento comprensible ante el histórico abandono estatal. El problema es que se incide sobre el eslabón más débil de la cadena sin comprender los orígenes del fenómeno que se engendran en la pobreza.


El Alto es una ciudad pujante que no ha llegado a mayores grados de violencia por una virtud intrínseca de su gente. El Alto trabaja y busca mejores días para su gente, pero el correlato institucional, de autoridad, prefiere profundizar las terribles costumbres de corrupción, prebenda y clientelismo. Solo darse una vuelta por la Alcaldía, la Fiscalía o la Sub Prefectura y se salé con la nausea de círculos viciosos que obvian la necesidad para reproducir la contradicción.

Como compensación a la angustia alteña, salió la imputación a Goni. Como aporte frívolo a la frustración , la selección empató con Colombia.

5 comentarios:

escéptico dijo...

Pegar a las putas no es la solución a los males de El Alto. Creo que esa ciudad es una bomba de tiempo.

Anónimo dijo...

La violencia es fruto de condiciones materiales que quebrantan los equilibrios sociales. Lo ocurrido en El Alto muestra la precaria situación de sus habitantes que no encuentran respuestas a múltiples demandas insatisfechas. El "shock" de atención social prometida por el gobierno aún no llega y ese puede ser un factor de riesgo a la estabilidad de su propia gestión. Hay que mirar con mucha más atención a lo que ocurre en el Alto, si es que Evo no quiere que su respaldo se desvanezca.
Peche.

Anónimo dijo...

El Alto, es la metáfora de la exclusión, del abandono, del olvido, de la discriminación y otros males peores. El alto es una ciudad en explosión con sus contradicciones culturales, pero también con sus manifestaciones culturales cotemporáneas. Por tanto, El Alto, es más que lo que sale en los medios.

cochalo dijo...

El alto es una ciudad sin ley y su poblacion no es buena y menos valiente es la peor raza de bolivia.
Gente mala que no tiene un poco de respeto la gente es igual de fria que su clima.

Ya se que seguramente no vas a publicar este comentario, por que la gente teme a la opocicion

LIBRE PENSADOR dijo...

A todos:

El propósito de este blog es provocar. De mi parte respetaré cualquier opinión por más disímil que sea a la mía propia. Creo que esa es la idea: abrir el debate.

Cochalo:
Considero que tu visión es parte de esa construcción cultural de nuestro país que nos enseña desde la escuela, la familia y la propia interacción social, a prejuiciar y a generalizar. La realidad, a mi modo de ver, es mucho más compleja que la superficialidad de los fenómenos vista desde un círculo social o los medios de comunicación. Te propongo seguir con el debate, pero argumentando las posiciones con reflexiones propósitivas y alejadas de la pasión personal.
Mi próximo post habla de un tema distinto pero similar, en términos de lo que significa intolerancia, racismo y violencia. Te invito a leerlo y comentar desde otro contexto, cosas que ocurren fuera de nuestras fronteras y en las que, ciudadanos de El Alto, Cochabamba, Quito o Bogotá, sufren la exclusión, el celo perverso de la violencia y la intolerancia, por el hecho de ser distintos y estar buscando solo el horizonte de una oportunidad que muchas veces sus países no les brindan. Siga el debate.....