octubre 31, 2007

¿Todos Santos?


¡Por supuesto que no! Y aunque me seduce la tentación de justificar el por qué estos santos no lo son tanto, prefiero concentrarme en la fiesta tradicional del 2 de noviembre.
Esa que nos muestra uno de los momentos más fuertes del calendario boliviano. Esa que nos permite cultivar la memoria a los muertos, floreciendo sus tumbas y ofreciendo aquello que no pudimos entregarles en vida. Esa en la que el cementerio se llena todo el día y las familias vienen a rendir sus homenajes a la memoria de sus antepasados. Esa, la que nos lleva a la reflexión sobre el misterio de la vida, recordándonos que la única certeza que tenemos es que todos acabaremos en el mismo inevitable final.

Unas masitas para mis muertos y los de todos. Que su paso por la vida haya cerrado los ciclos necesarios y sificientes. Que los pendientes sean menos que los resueltos, que el saldo haya sido favorable. Sea el día de los muertos un homenaje a la vida, que entendamos que ella es lo más importante. Que la sepamos respetar por encima de todas las diferencias. Que nuestras santas autoridades y líderes, sepan preservarla, pues el riesgo de jugar con ella (la vida) marca la diferencia entre santos y demonios.
Finalmente, sepamos distinguir entre lo tradicional y lo fabricado. Seguramente la fiesta de Halloween se remonta a una tradición celta del medioevo, lo cual respeto y valoro. Pero, me revelo contra las imposiciones del mercado que nos envuelven en escaladas de consumo absurdas y distorsionantes. Para mi, la calabaza solo en un buen plato de carbonada.

3 comentarios:

Julio Aliaga Lairana dijo...

Coñizcoles!!! Eso de mirar todos en google es terrible, uno termina poniendo la misma calabaza para su post de todos los santos. Que le vamos a hacer.

LIBRE PENSADOR dijo...

Julio:

Recalco que para mi, la calabaza (zapallo), solo en "carbonada". Aunque, aceptando las culpas, tampoco pude reprimir la presión de mis hijas a disfrazarlas y comprar caramelos globalizados en esa fiesta de marketing que nos toca asumir por vía de los medios de comunicación y la fuerza de lo global (google incluido). Para tranquilizar mi conciencia, recorde a mis muertos y elaboramos unos biscochuelos con las mismas convicciones de resistencia a la presión global. No se, si sirva de algo, pero ..... ahi estamos, posteando con la misma calabaza googlera.
Un abrazo,

Anónimo dijo...

Hola,

Soy ateo y considero que las supuestas "tradiciones" de "Todos los santos" (fiesta cristiana, empaquetada en la imposición católica y colonial), llego con la misma violencia, con la que ahora criticamos al "Jailoween" (neologismo paceño). No te hagas tanto rollo y transmite criticamente los mecanismos de critica a tus hijos, pues las mismas "tradiciones", han supuesto imposoción, violencia y aprovechamiento económico de parte de los portadores del mensaje.
Penche.