septiembre 11, 2008

Comenzó la Ch'ampa Guerra


Lo dicho, el No 1 tenía la posibilidad de aplacar la situación o encender la pira. Parece que eligió la segunda opción. Los otros, sabían a lo que se metían (o no), así apostaron por la vía radical y violenta. La gente está en la calle y ahora quién la mete adentro. La gente puede agarrar los fierros, ¿quién los detiene?
Una oración por la razón y la cordura, para que la sangre derramada no nos manche para siempre de odio e intolerancia y para que las heridas no sean llagas que nos separen definitivamente.

12 comentarios:

Ego Ipse dijo...

Estimado, la violencia la inició el Nº 1 de Santa Cruz... Por si las moscas...

El Educas dijo...

Correcto y así lo afirmo en el post, pero la responsabilidad de ser No 1 de un país te marca la tarea de obrar sabia y prudentemente, cuando tienes que enfrentar estos momentos. La talla de un Estadista, se mide en estos momentos, cuando se prueba la vocación de respeto a la vida y defensa de los súbditos, frente a las perversas amenazas de los interesados. Lastimosamente, el hombre propone el enfrentamiento al diálogo y los agentes del interés se solazan ante el baño de sangre.

Ego Ipse dijo...

Estimado, lamento que los estereotipos y el prejuicio étnico-racial sea el responsable de todo esto. No sé si tú leerás las mismas noticias que yo (pues claramente no escribes las que yo leo), pero en las que yo leo tengo lo siguiente:

Llamado a diálogo del presidente antes del 10 de septiembre: http://alminuto.com.bo/content/ante-el-golpe-fascista-evo-llama-al-¡diálogo

Llamado a diálogo del presidente el 10 de agosto: http://www.clarin.com/diario/2008/08/12/elmundo/i-01735583.htm

Llamado a diálogo del presidente antes del 4 de mayo: http://anteriores.lanacion.com.py/noticia-181173-2008/03/12.htm

Y eso es sólo un muestrario. Lo único que se ha hecho desde Palacio Quemado es llamar a diálogo. Imagino que a los prefectos les incomodaba sentarse con un indio. Por eso fueron sólo dos veces. Y en una ni siquiera estuvo "el nº 1" de Santa Cruz.

Bueno, imagino que cada quien se hará cargo de sus responsabilidades en esto. Ya somos adultos para eso. Pero, en lo personal, en plena era de la información, ya no puedes "gambetear con la verdad" diciendo que desde Palacio Quemado no se quiso el diálogo. Eso simplemente no es cierto.

Lo peor de todo es que ningún ciudadano boliviano podría haber perdido la vida si el 19 de agosto los prefectos no se retiraban de la mesa de diálogo.

En fin...

CAPSULA DEL TIEMPO dijo...

Bien lindo es llamar al diálogo y en la mesa del mentado diálogo no ceder ni un milímetro. Si nadie quiere ceder, de qué diálogo estamos hablando?. Siendo realistas y quitándonos las pasiones de la mente, ni los UNOS ni los OTROS quieren dialogar, tanto los UNOS como los OTROS quieren imponer sus ideas a la fuerza, total acaso son ellos los que resultan heridos? ellos ponen el pecho para que los maten? pues no.

El Educas dijo...

Compañero Ego Ipse,
Ningún ruido de corte étnico-racial, pues a Dios gracias, conozco mi origen mezclado, me siento orgulloso de las sangres (y culturas) que inundan mis entrañas y busco superar día a día los complejos heredados de prejuicio y exclusión, con los que probablemente hemos nacido.
Volviendo a nuestro tema, coincido con tu razonamiento sobre las noticias que tú lees (y que leo yo también), por tanto no voy a discutir esa verdad publicada. Pero tampoco me pidas asumir con candidez los reflejos oficiales de una conferencia de prensa o de un boletín institucional, pues si te mostrara los reflejos mediáticos de esta parte del país (Santa Cruz), te aseguro que entraríamos en una escalada sin fin de posiciones, que nos volverían a mostrar dos realidades distintas y enfrentadas entre “buenas intenciones” de ambas partes.
Sabemos que la lucha es política y busca el control del poder. Al margen de lo legítimo que pueda resultar ello, lo que yo debo reprochar a las dos partes, es la perversa adecuación de la estrategia política, al ofrecimiento en sacrificio de vidas humanas. El proceso de cambio se reclama como defensor de la vida como valor supremo y en ello todos entramos de cabeza; pero no me vas a negar que las respuestas oficiales y de los sectores afines se estan orientando a una idea contraria del valor expresado. Qué otra cosa sino es el llamado al cerco, las amenazas de invasiones, o las convocatorias a las espontáneas” manifestaciones de respaldo, que utilizan una artillería verbal de alto calibre, similar a la que utilizan los partidarios del status quo (de ellos es comprensible, pues defienden su sobre vivencia en su decadencia). Lo dramático del tema, es que el llamado a resolver el tema, es no más nuestro Presidente, como No 1 del Poder Establecido, ese es el reto histórico para mostrarse como el líder del 67% (y más) de la preferencia democrática, no hacerlo será repetir la historia de luto y dolor que mancha nuestra herencia.

Ego Ipse dijo...

Definitivamente tenemos distintas expectativas de los actores. Yo espero de quien claramente ya está acorralado y perdido que en su hundimiento no se morfe un par de vidas humanas sólo por joder. Como puedes ver en el último post de mi blog, me parece un completo desatino convertir la lucha política en una conflagración civil. Y claro que lo es. El problema, sin embargo, mi estimado, es que los ciudadanos podrían tener más peso en el control de las acciones de sus autoridades si atribuye responsabilidades como corresponde. ¿Exactamente qué sacas con achacarle responsabilidades al Palacio Quemado cuando, mientras tanto, desde la plaza 24 de septiembre se da la orden de saquear y linchar? La violencia, mi estimado, está siendo provocada allá y desde allá. ¿Exactamente qué supones que va a hacer el gobierno con un reclamo como el tuyo? ¿Devolver el IDH? ¿Llamar a una nueva constituyente? No puej querido. Sabes que eso no va a pasar, con o sin vidas humanas de por medio. Sabiendo que eso no va a pasar, ¿no es más efectivo pedirle a los responsables de llamar a la violencia que paren con ese llamado?

Lo único que me da pena de todo esto es que pareces estar explicando/justificando los actos violentos (con toma de vidas incluida) por la famosa lucha por la sobrevivencia. Nadie tiene derecho a derramar una sola gota de sangre humana ni para sobrevivir. Y, nuevamente, es a los que buscan sobrevivir a costa (a Costas) de vidas humanas ajenas a quienes corresponde hacer el llamado de que paren con esta irracionalidad. Pierdan hidalgamente y sin sacrificar vidas humanas. El nº1 de Santa Cruz, si para esta irracionalidad, hasta podría proyectar nacionalmente su liderazgo. Pero no. Prefiere producir, y a la mala, un par de mártires creyendo que eso se va a convertir en un recurso de fuerza propio... Qué iluso... ¡Si hasta estratégicamente está pateando oxígeno!

BTW, al hablar del prejuicio étnico no me refería a ti, que bien sé, por lo que te he leído, que no lo tienes. Me refería a algunas autoridades.

Saludos

P. D. Te agradecería que por favor me mostraras los reflejos mediáticos de ese lado del país en los que se ve la buena voluntad hacia el diálogo. Te garantizo que también los leo y que lo único que no se ha visto desde allá es buena voluntad para el diálogo.

El Educas dijo...

Apreciado Amigo bloguero:
Nuestro intercambio, merece un espacio de contacto real, que espero se genere en un futuro próximo con un café o un traguito de por medio. Por lo pronto y con los ánimos aún calientes por los hechos macabros del día de ayer, te reconozco plena razón en los argumentos que expresas sobre el origen del conflicto.
Es la lucha de un poder decadente, frente a un poder emergente, que luchan por imponerse uno respecto del otro.
Para darle la vuelta a la discusión, lo único que quiero que me reconozcas es el argumento de la inmensa responsabilidad de gobernar sobre las reglas democráticas.
Evo encarna un proceso necesario de cambio en un país de mierda: racista, excluyente y de estructura económica tendiente a la concentración de la riqueza en pocas manos. El problema es que un proceso de cambio necesario puede llegar a ser rifado por un discurso y acción radical, que finalmente termine por ser también excluyente. Es una paradoja que el presidente más votado de la historia, tenga al país dividido y al borde de una guerra civil. Esa voluntad mesiánica de acabar con el "enemigo" antes que controlar al "adversario", es un camino altamente riesgoso, en un país de comportamiento electoral tan volatil como el nuestro. Sobre los temas formales, sobre quién o quién no invitó al diálogo, son eso, formalismos, pues hay muchas formas de convocar a conversar, sin llegar a negociar nada. Los temas de fondo están contenidos en las acciones cotidianas de ejercicio del Poder y lastimosamente Evo busca un control hegemónico del poder, lo que en mis valores deja de ser democracia y se convierte en totalitarismo. Se pone así al mismo nivel de los "fachos" que quisieran contar con las mismas condiciones de legitimidad para no dudar en instalar una dictadura. Por tanto ese es el reto de su diferenciación. La democracia es la convivencia y control del "adversario", no es el exterminio del "enemigo", por más perverso que éste sea. Si no tiendes puentes de concertación, lograrás facciones de radicales que harán despertar demonios (latentes, subyacentes o inventados). Ese es el pecado que le reclamo a Morales y trasciende mi simpatía o no a sus políticas (necesarias) de cambio. Con el respaldo mayoritario, él goza del peso democrático de persuadir y seducir hacia su visión de cambio,
pero si encima de su histórica votación, trata de imponerla (de manera torpe), por supuesto que siempre habrá rsistencia y violencia. Esos procedimientos de gobernar, que no comparto de manera principista, son los que pueden ser susceptibles de distorsión hacia formas autoritarias e intolerantes. La historia cuenta con ejemplos sobradamente elocuente al respecto. Finalmente, espero que la convocatoria del No 1, que se hizo esperar, pero llegó, sea la pauta de una salida pacífica y democrática, que tanto necesitamos los ciudadnos de a pie.
Un abrazo y salúd por el debate.

Julio Aliaga Lairana dijo...

Eduardo: lo que pasa con nuestro amigo Ego Ipse es que vive en Santiago de Chile y mira la realidad por lo que lee. Estoy seguro, por lo demás que lee mucho y bien, es decir que se dedica a eso fundamentalmente, lo que me hace pensar que es un estudiante aventajado. Vendría bien aclararle que uno no puede juzgar por la noticia repetida del yo llama al dialogo de Evo y sus muchachos, que se repite como slogan en todos los casos, mientras que detrás hay el sentimiento de mira como los estamos engañando.

Una muestra, de la que puedes encontrar mil todos los días. Mientras Evo llama al dialogo ayer y hoy, el MAS aprueba en la comisióin de constitución de diputados el texto de la ley para convocar al referendum aprobatorio del texto constitucional de La Calancha y de Oruro. Ellos saben que esa es la m,adre del cordero, la batalla que divide y enfrenta y siguen adelante, simpre adelante, como decía G. Linera: ni un solo paso atrás, ni para tomar impulso.

No hay voluntad de dialogo, no creen en el dialogo, ni en la democracia, ni en la concertación, ni en nada de lo que valoramos como justo y equilibrado, o integrador.

Esto no salva a los otros, que son de una derecha impresentable. Pero desde luego que si, cuando tu dices de la responsabilidad del Nr. 1. LÑa historia va a juzgar la presidencia del primer mestizo-indígena presidente de Bolivia por sus resultados, como a todos. Y los resultados ya están a la vista: VIVA MI REVOLUCIÓN y que se vayan a la mierda todo el mundo.

Claro, desde Santiago se mira bien bonito, otra cosa es estar en Santa Cruz, a ver cómo te bancas la realidad y su interpretación, todos los días.

Ego Ipse dijo...

Mi estimado, creo que estamos de acuerdo en todo. O en casi todo. Acá, en mi blog y en mis artículos he insistido siempre en que los actores hace tiempo se olvidaron de hacer las cosas en el marco de las reglas del juego democrático. Pero, por favor, no nos leamos la suerte entre gitanos ni nos vemos mutuamente la cara. Ninguna de las partes está defendiendo la democracia. Este no es un conflicto por defender la democracia.

Y nop. No creo que se esté rifando ningún proceso de cambio. Y esto menos por habilidad del gobierno que por imbecilidad de la oposición. A partir de ahora se inicia una nueva era política que, por miopía terrateniente, no va a contemplar ningún régimen autonómico. O al menos no uno auténtico. Podría haberlo hecho. Pero las estrategias facistas y de ejercicio totalitario de la fuerza en los departamentos enterró por unos 20 ó 30 años más el proyecto autónomico. Triste es que vaya a haber cambio sin autonomía, cuando, con actores democráticos de ambos lados, pudo haber habido cambio CON autonomía. En resumen, mi estimado, disiento contigo: lo único que se ha rifado en estos días, y probablemente por los siguientes 20 ó 30 años, es el proyecto autonómico. El proceso de cambio (hacia quién sabe qué) sigue. Y después de lo de estos últimos dos o tres días con más fuerza. ¡Desempatem habemus! En verdad lo siento por el proyecto autonómico.

Encantado de continuar la tertulia acompañados de un café. Cuando coincidamos en alguna ciudad.

Saludos

Ego Ipse dijo...

Un sólo detalle más, mi estimado... La explicaciones de acciones anti-éticas son peligrosamente limítrofes con las justificaciones. Reaccionar con violencia insulsamente, sin sentido estratégico, ante "una imposición" no absuelve de culpas a la violencia. Al contrario. La agrava. Una cosa es ser violento estratégicamente. Pero una muy distinta es ser violento imbécilmente. Y lo de la media luna es un claro ejemplo de esto último. Y eso, la violencia imbécil, no tiene ni explicación ni justificación alguna.

Ego Ipse dijo...

Mi estimado, creo que estamos de acuerdo en todo. O en casi todo. Acá, en mi blog y en mis artículos he insistido siempre en que los actores hace tiempo se olvidaron de hacer las cosas en el marco de las reglas del juego democrático. Pero, por favor, no nos leamos la suerte entre gitanos ni nos vemos mutuamente la cara. Ninguna de las partes está defendiendo la democracia. Este no es un conflicto por defender la democracia.

Y nop. No creo que se esté rifando ningún proceso de cambio. Y esto menos por habilidad del gobierno que por imbecilidad de la oposición. A partir de ahora se inicia una nueva era política que, por miopía terrateniente, no va a contemplar ningún régimen autonómico. O al menos no uno auténtico. Podría haberlo hecho. Pero las estrategias facistas y de ejercicio totalitario de la fuerza en los departamentos enterró por unos 20 ó 30 años más el proyecto autónomico. Triste es que vaya a haber cambio sin autonomía, cuando, con actores democráticos de ambos lados, pudo haber habido cambio CON autonomía. En resumen, mi estimado, disiento contigo: lo único que se ha rifado en estos días, y probablemente por los siguientes 20 ó 30 años, es el proyecto autonómico. El proceso de cambio (hacia quién sabe qué) sigue. Y después de lo de estos últimos dos o tres días con más fuerza. ¡Desempatem habemus! En verdad lo siento por el proyecto autonómico.

Encantado de continuar la tertulia acompañados de un café. Cuando coincidamos en alguna ciudad.

Saludos

Ego Ipse dijo...

Mi estimado Julio, muchas gracias por las precisiones para alguien que vive afuera, aunque no por las insinuaciones de que eso constituye un impedimento para ver lo que pasa allá. Como bien debes saber, no hay posición epistemológica privilegiada. El de "dentro" vs, "fuera" de Bolivia no es un conflicto epistemológico o moral (de la autoridad para hablar), sino de poder. Lamento que te hayas unido a la lucha por capitales en el sub-campo de la blogósfera política de semejante forma.

Y bue... Respecto a los llamados a diálogo, te aviso, ya que claramente no lo has notado, que lo que más se ve, lee y escucha en el aparato mediático controlado por los grupos de poder bolivianos (esto es, en el 80% de los medios de comunicación masiva) es precisamente el discursito que acabas de repetir acá. Desde el Gordo Méndez hasta el Tanito Llobet, pasando por una ilustre sarta de escribanos bien pagados por escribir lo que escriben, como los Barbery, Valverde, la Reck, Soruco, Vacaflor, Kempf y muchos de tus amigos y ex correligionarios, todos/as repiten al unísono exactamente el mismo discursito que acabas de dar acá: "...no hay voluntad de dialogo [en el gobierno], no creen en el dialogo, ni en la democracia, ni en la concertación, ni en nada de lo que valoramos como justo y equilibrado, o integrador...". Por lo tanto, mi estimado Julio, si me forjara la imagen de lo que pasa en Bolivia por lo que leo en los medios , debiera tener exactamente la imagen contraria a la que tengo, ¿no te parece? Si todos los medios repiten al unísono "no hay voluntad de diálogo, el llamado a diálogo es un bluff" y etc..., y si, según tú, yo me formo la imagen de lo que pasa en Bolivia según lo que leo en los medios, ¿cómo podría yo tener la imagen opuesta a la que se supone están dando esos medios? Nuevamente se ve algo que no cuadra lógicamente en tus planteamientos... Espero que no se te esté haciendo un hábito.

La verdad, mi estimado Julio, creo que este es el minuto menos adecuado para caricaturizar a los protagonistas. Y que me digas "...no hay voluntad de dialogo, no creen en el dialogo, ni en la democracia, ni en la concertación, ni en nada de lo que valoramos como justo y equilibrado, o integrador..." es precisamente una caricaturización, y un poco grosera. Que yo sepa, la ley de convocatoria a Asamblea Constituyente fue concertada entre gobierno y oposición parlamentaria. Lo mismo que la ley de convocatoria a referéndum autonómico. Y, por cierto, también la ley de modificación de la convocatoria a referéndum. Lo triste de toda tu caracterización, mi estimado Julio, no es que carezcas de elementos empíricos de juicio para hablar de falta de vocación de concertar (no olvides que entre gobierno y oposición prefectural fueron sólo dos las oportunidades en que se sentaron a negociar, y ambas fracasaron por la falta de voluntad DE AMBAS PARTES), sino que das pie para hacer la misma acusación, pero de forma invertida. Pues si notas bien, la oportunidad histórica para concertar un nuevo ordenamiento estatal (pactado), como la constituyente, fue sistemáticamente entorpecida por la oposición. ¿El motivo? El resguardo legítimo de sus intereses, aunque con métodos no sólo no legítimos, sino totalmente reprochables en términos éticos y humanos. Parece que ha llegado la hora de ser ecuánimes, mi estimado Julio, y distribuir responsabilidades equitativamente. De lo contrario, vamos a estar como el que acusa al otro de ser dogmático sin escuchar razones, convirtiéndose con ello en dogmático. No ha habido diálogo por falta de voluntad de todas las partes. Si mientras están sentados en Palacio Quemado todos los prefectos, el más importante de todos "promulga" una ley (como si tuviera esa atribución), entonces no tiene más voluntad de diálogo que el gobierno. Siendo justos, estamos frente a dos actores para los que los objetivos políticos son más importantes que todo. Pero eso, mi estimado Julio, ocurre con todos los protagonistas, no sólo con uno de ellos.

Todo este asunto, sin embargo, tiene una tremenda agravante. El que ha perdido no puede darse el lujo de ser tonto de capirote o sordo como una tapia. Y, en este caso, el actor que perdió está tan acostumbrado a los lujos que se está dando, nuevamente, uno muy costoso. Costoso en términos humanos. Los prefectos no pueden ir a negociar como si fueran los ganadores. Eso no sólo es de malos líderes. Es de irresponsables. ¿Qué esperan que haga el que ganó? ¿Que los felicite por el descaro y los cojones, que goce por el desplante y que, por nada más, les dé todo lo que piden? Los que esperan eso, están mal de la cabeza... Y con ello se hacen más responsables que ninguno de cualquier consecuencia fatal.

Lo más triste de todo esto, mi estimado Julio, es que, en este minuto, condenar las conductas del gobierno (y vaya que tiene conductas reprochables) es debilitar la única condena urgente por ahora: la de los sinvergüenzas que, con tal de proteger sus intereses económicos, no han tenido hasta ahora ni un solo maldito escrúpulo en provocar muertes y mandar a matar.

Respecto a tu último comentario, mi estimado Julio... ¿Estás tú en Santa Cruz o también estás cómodamente sentado en tu sillón frente a la tele en, según confesión propia, tu casa de la zona sur, contemplando todo en palco...?