septiembre 22, 2008

Los "unos" y los "otros"


"Los unos" advierten la llegada de esos, "los otros". Temor, desconfianza, desprecio, aprecio, curiosidad o molestia, son los sentimientos y circunstancias confundidas y confundibles en los rumores que agobian a la desvalida población donde también hay "unos y otros". El festín mediático es el caldo de la testosterona de "unos y otros", que incentivan la amarga sensación de la incertidumbre. Los micrófonos y las cámaras se encienden, destilando azufre y son muy pocos los que orientan y posibilitan una palabra de coherencia en medio del aparente caos.

"Los otros" llegarán para presentarse (de nuevo), seguramente para contentar un "ego" simbólico que asume en estos hechos como victorias fundamentales de un Katari del siglo XXI. Los "unos" sienten una violación tácita de su derecho y espacio al que han consagrado su álito vital desde siempre. "Los otros" seguramente llegan en situación de alta adrenalina provocada por la intoxicación de algún cheque petrolero. Pero más allá de eso, seguramente llegarán para decir que ratifican un hecho político que sienten y asumen como propio. Es un cerco simbólico que involucra una serie de pendientes históricos, muchos sublimes y otros perversos, que buscan consagrar ante un espacio que consideran también suyo, con razón o sin ella y tratarán de establecer un nuevo principio a partir de nuevas reglas.

El problema es que se hace en medio de una "otredad" exacerbada que busca imponerse la una sobre la otra y a la mala. Personalmente considero que el proceso era inevitable, pero podía hacerse de otra manera, más democrática y más incluyente. Basada en un mensaje de reconocimiento de la diferencia cimentada en el respeto por "el otro" y portando el mensaje que los seres humanos somos "unos y otros" pero iguales en esencia y buscamos el mismo objetivo. Para los partidarios de la muerte y la violencia, el ágape sangriento es seductor y puede realizarse al margen del criterio de los "unos y otros" que ciertamente son muchos menos que nosotros, los "otros otros", los que debemos ser más fuertes que sus malignas miserias.

Tolerancia, paciencia, prudencia, templanza e inteligencia, son las virtudes que se demandan en estos momentos, donde ponemos a prueba el termostato interno. Ni la victoria momentánea, ni la derrota eterna, justifican una gota de sangre. Nadie es humillado si procede de acuerdo a su razón e instinto de defensa y preservación de los suyos. Los falsos orgullos no se deben encontrar en el derrame biliar del momento la justificación para lo errado, sino en la perspectiva de futuro, donde primen los valores y los hechos inteligentes. Los "unos y los otros" debemos despertar de la pesadilla mediática en la que nos han sumido los "otros peores" y concebir la nueva historia donde no habrá vencidos ni vencedores, sino "unos y otros", seguramente distintos o mutados; pero la prueba debe ser superada con temple y firmeza, para construir sobre las cenizas del juego diabólico, los nuevos puentes de confianza entre "unos y otros" pensando siempre en los "otros" que vendrán más adelante que y deberán entender a la diferencia como una fortaleza y no una debilidad.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Ni unos, ni otros, solo nosotros.

CAPSULA DEL TIEMPO dijo...

Cuándo nos vamos a dar cuenta que no hay unos ni otros y que todos (unos y otros) somos Bolivianos?. Una lástima.

Te mando un abrazo, Educas.

Anónimo dijo...

Saludos,
somos jovenes alteños que hemos diseñado un blog para el analisis e interpretacion de la nueva CPE. Este es un aporte para la campaña NO A LA CPE.
Te pediriamos que nos puedas añadir en tu blog para diversificar la campaña.
la direccion es: http://noalaconstitucion.blogspot.com/

Gracias,
Pablo

Anónimo dijo...

Alteñitos, o s(alteños)? han leido Uds. la NCPE ? o solo tienen un leve ataque de hormonitis aguda antievo? Según lo que se puede observar en su blog, no hay nada que nos oriente a que han leido el susodicho documento... Aclárence o enturbien sus vidas con alcohol...