agosto 27, 2007

Cambio vs Democracia


Coincido en que el cambio era necesario, por supuesto y que es irreversible, ¡Gracias a Dios!

Aunque suena a cliché, pero seguimos en el duro trance de que "lo nuevo no termina de nacer y lo viejo no termina de morir". Lo grave es que en esa demora, lo viejo (y que creíamos agonizante) de pronto intenta dar alguna señal vital. Cual zombies de película barata muchos personajes de ese contexto, se presentan como si nada hubiera pasado y ahora pretenden ser los defensores de los valores democráticos, cuando fueron ellos quienes se farrearon los 25 años del intento. El cuadro es de historieta, pues los personajes se abominan de los golpes en el parlamento y de las situaciones violentas en Sucre. Ahora que sienten que dejaron de ser villanos, toman las banderas de los buenos y vuelven redimidos como super héroes de un comic escrito por ellos llamado historia.

No pretendo caer tampoco en el juego (y discurso) oficial, de que todo "lo bueno" comenzó en enero del 2006 y que todo lo anterior fue malo y perverso. Pues esa es una de las victorias simbólicas del actual régimen. Sin embargo creo que es importante que cada quien asuma su grado de culpa y enfrente su propio grado de legitimidad en la actual situación. Cualquier posición virginal al respecto es condenable, de unos y de otros.

El festival en el que nos encontramos, es un espectáculo fomentado y alentado por los medios de comunicación privados y opositores al actual esquema oficial. Su antagónico, es el canal oficial que ha dejado de proponer contenidos para convertirse en un pasquín audiovisual. En el medio se encuentra la sociedad (esa, la de los "de a pie") que vive la angustia y la incertidumbre de frases, consignas, marcas, actitudes y acciones, que solo generan desasosiego y frustración. El proceso de cambio es irreversible, pero hay que preguntarse hacia dónde y con qué resultados. Por principio me reconozco en los valores de la democracia, la tolerancia, la inclusión, el diálogo y la libertad. No creo en la fórmula de hacerlo “a la mala” y con tan solo una visión unilateral, como algún faraón del petróleo. Pero, por otra parte y como van las cosas, lo peor que nos podría pasar es otro “empate catastrófico” que perpetué el status quo de siempre.

4 comentarios:

EXENI dijo...

Gran Eduardo. Suscribo una a una tus palabras. Revelan no sólo una gran lucidez, sino mucho compromiso. El proceso de cambio es irreversible, en efecto. De nosotros, los ciudadanos arrinconados por los medios, depende el hacia dónde y el para qué.
Saludos.

Joaquin dijo...

�El cambio para peor? El gobierno del MAS pretende un cambio si, pero su cambio difiere de las vsisones de cambio m�s prudentes y progresitas. Su cambio es para peor.

german dijo...

Eduardo: No es bueno moverse en el esquema mental de lo viejo que no muere y lo nuevo que no nace. Lleva a depresiones.
Me permito hacer algunas apreciaciones:
Lo nuevo fue Un presidente diferente del acostumbrado perfil presidencial.
Lo nuevo fue una acumulación electoral por encima del 50%.
Lo nuevo es que La Paz deja de ser Bolivia y se vuelve una región más y estará obligada a ganarse la voluntad y el cariño de Bolivia. Mientras tanto la sede no se mueve, esta adormecida.
Lo viejo?
Seguiremos en una economía de libre mercado donde cada quien seguirá dependiendo de su libre iniciativa.
Eso queríamos que cambie?
Este gobierno, como los anteriores no tiene plan de gobierno.
La autonomía es algo nuevo que puede rediseñar nuestra historia a través de esfuerzos departamentales pero el gobierno persiste en el centralismo.
Lo viejo eran los gabinetes coherentes en su composición y no creo que sea nuevo un gabinete como el actual con incoherencias entre sus integrantes: Delgadillo habra tomado alguna vez un cafe con Quintana antes de ser parte del gabinete?
Lo viejo? En la dictadura de banzer hacer política no era bueno, para este gobierno también es malo hacer política, puede ser conspirativo.
Lo viejo? Las ONGs financiaban la resistencia y conspiración primero a la dictadura y luego al neoliberalismo, ahora que los que vivieron de las ONGS se oponen que la oposición piense y viva de las ONGs.
Lo viejo era la conducta de Sanchez Berzain hoy se lo emula a través de Quintana y Rada.
Bueno no te canso más.

LIBRE PENSADOR dijo...

Gran reflexión Germán, digna de un post que los pondré en breve, para pedir más debate.
Un abrazo,