agosto 08, 2007

El festín mediático


Y finalmente el temido Poncho Rojo terminó bailando taquirari con la Miss Bolivia y ¿saben dónde? por supuesto, en UNITEL. "y colorín colorado, este cuento se ha acabado".


Luego de la neurosis colectiva de la pasada semana, ese "descubrimiento del otro" entre Ponchos Rojos y Misses marcó el fin de un culebrón mediático que a punto estuvo de generar un ataque de nervios colectivo al país. Se especuló hasta con un eventual situación de guerra y no pasó nada, pues aún me pregunto ¿qué es lo que podía pasar?


Tal como comenté el del Ágora, seguiré insistiendo en tratar de distinguir la realidad "real" de la mediática. Muchas veces, nuestras percepciones se contaminan de los oscuros intereses de aquellos que lucran con las perversas (o ingénuas) acciones de otros que juegan al Poder. Ninguno de ellos se convence de su error y se pierden en una alucinación que pretende ser una propuesta de verdad. Gracias a Dios, existen las visiones prudentes y oportunas que espantan los miedos y brindan certidumbre y juicio.
Finalmente la realidad se impone con su manto de verdad y quedan frustrados los malos propósitos, aunque con su falsa verdad, muchos de ellos ya hayan cumplido su objetivo.

2 comentarios:

Cabreado dijo...

Es la pura verdad. Todo fue una gran mamada.

EXENI dijo...

Gracias por provocar de esa manera la libertad de pensamiento, estimado Eduardo.
En efecto: dicen que "la verdad mediática" busca sustituir a "la verdad auténtica". Cuando coinciden, bien por esta última. ¿Y cuando no? Pena por la verdad auténtica.
Me doy la bienvenida a tu desde ahora imprescindible blog.
Va un abrazo